Imprimir 

Desde la más remota antigüedad en las diversas culturas se han dejado plasmados preceptos y códigos de conducta, en escritos como el “Tot” o el libro de los secretos, los papiros de Eberth Smith y Ebers entre los Egipcios. El Código de Hamurabi 1700 años
A.C. en Mesopotamia, en el cual en escritura cuneiforme se abordan por primera vez los honorarios médicos y las sanciones por mala práctica profesional. En el Susutra Samita y
los Himnos Védicos en India se habla de normas y castigos, con un sentido más bien religioso.

Durante la edad media existió la división entre los médicos internistas o de bata larga y los cirujanos de bata corta, la mayoría de los cuales eran barberos. Prevalecieron en
la práctica médica los mitos religiosos y creencias sin fundamento científico, así como las normas morales peculiares de la medicina monástica. 

En el siglo XVIII en Londres se da a conocer el Código de Ética del Real Colegio de Médicos de Inglaterra, el que no tuvo la debida difusión ni repercusión en otros países.
En 1923 se funda en Ginebra la Organización de Salud de la Liga de las Naciones y en 1948 la Organización Mundial de Salud (OMS) en cuya normatividad se incluyen aspectos legales y éticos.
Después de terminada la segunda Guerrea Mundial en 1945, se realiza el Juicio de Nuremberg, en el que médicos alemanes son juzgados por su participación en actos de
tortura y exterminio, así como en trabajos de investigación en seres humanos. Es el antecedente de los principios éticos para las investigaciones en seres humanos, adoptados
en la 18ª Asamblea Médica Mundial celebrada en junio de 1964 en Helsinki, los cuales han tenido diferentes agregados y enmendaduras en reuniones posteriores realizadas en
Tokio, Venecia, Hong Kong, Sud África, Edimburgo en 2000 y finalmente en 2008. La declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial es el referente legal y ético para
la normatividad de la investigación en seres humanos (http://www.wma.net/e/ethicsunit/helsinki.htm http://www.wma.net/e/policy/b3.htm,
http://bioethics.od.nih.gov/internationalresthics.html#top) .

El avance de la ciencia y la tecnología ha dado lugar a la formación de diferentes corporaciones, entre cuyas funciones destacan la regulación de las actividades asistenciales, docentes y de investigación en sus respectivos ámbitos de competencia, así con el Proyecto

del Genoma Humano, la Comisión Internacional de Bioética (CIB) emite sus recomendaciones, posteriormente se funda la “Human Genome Organization” (HUGO) por el acrónimo en ingles, que da a conocer su Código Ético. Las asociaciones médicas
de diferentes especialidades en todo el mundo, también han elaborado sus códigos de ética y bioética, como pueden ser las sociedades de cuidados intensivos, trasplantes, o el Código
Ético del Embrión Humano. En nuestro País en 2001 se publicó la “Carta de los derechos del paciente” (Rev Med IMSS 2002; 40 (6): 523-529) y un año después, el 23 de octubre de
2002 se publica la “Carta de los derechos del médico” (Rev Asoc Mex Med Crit Ter Int 2002; 16(5): 173-177), tomando en cuenta que ambos son seres humanos, con derechos y
obligaciones que mutuamente deben respetarse. A continuación se transcriben algunos documentos con valor histórico, como son el Juramento de Hipócrates y la Oración del Médico de Maimonides, al igual que fragmentos de documentos actuales y referencias que pueden ser de utilidad a las personas interesadas en esta disciplina.